Desde finales del siglo pasado, debido a la revolución industrial y a la formación de las grandes urbes, obedeciendo a diversas razones de índole estético, práctico o de mercadeo, se introdujeron una serie de proce­dimientos de extracción y refinación para la producción de alimentos a gran escala.

Esto no sólo les han conferido un nuevo aspecto, sino que han modificado por completo las cualidades nutricionales de productos tan importantes y de consumo masivo como son los aceites, las harinas, la sal y el azúcar refinada.

Los que en su estado natural son considerados verdaderos alimentos, se transforman ahora en sustancias químicamente puras con un escaso valor nutricional, y propiedades distintas, muchas de las cuales más bien comprometen el buen funcionamiento del organismo.

La sal

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - sal marina

La sal marina

en su estado original, presenta una composición de sales de potasio, de magnesio, de sodio, en forma de cloruros, iodúros y otros.

Recordemos que la vida se originó en el mar, así que la proporcionalidad de estos minerales guarda relación con la de los fluidos corporales.

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - sal refinada

La sal refinada de mesa

(sal seca) en cambio, es tan sólo cloruro de sodio, la cual en algunos casos contiene iodo aña­dido pues todos los demás elementos le fueron extraídos.

Estamos hablando de una sustancia cuya presencia aislada genera desbalances en el equilibrio hidroelectrolítico del cuerpo, ya que el sodio, siendo el principal ion positivo extracelular, debe encontrarse siempre en el organismo en una concentración proporcionada al potasio, el cual es su contraparte intracelular.

En la sal marina, estos minerales se encuentran en un balance adecuado, pero por el inconveniente que representa su elevada tendencia a retener humedad, con el solo fin de lograr un producto más manejable que no se apelote en los saleros, hemos sustituido esta sus­tancia tan apropiada para satisfacer nuestras necesidades por la refinada sal seca.

Hemos sustituido esta sus­tancia (la sal marina al natural) tan apropiada para satisfacer nuestras necesidades por la refinada sal seca.

El azúcar

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - azúcar refinada

El azúcar refinado

El caso del azúcar es algo parecido, ya que se despoja al papelón de todas sus vitaminas y mi­nerales para dejar al final tan sólo a la sacarosa.

Lo que podría considerarse un alimento en su presentación previa, se convierte en una droga químicamente pura, cuya ingesta desencadena una serie de ajustes metabólicos y hormonales para compensar el acentuado efecto hiperglicemiante que ella produce.

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - tipos de azúcar

Tipos de refinados

Por otra parte, el azúcar es lo que se denomina una fuente de “calorías vacías”, pues para que pueda ser utilizada como combustible, se requiere  de la presencia de vitaminas del complejo B y de ciertos Co-factores. Al no estar presentes como lo están en las fuentes naturales de carbohidratos, el organismo las tiene que tomar de sus reservas o simplemente se encontrará en la necesidad de almacenar esa glucosa en forma de grasa.

Hemos incentivado además el consumo indiscriminado tanto del azúcar como de la sal, con la mala costumbre de añadir como condimento estas sustancias a todo lo que existe.

Para muchos, este mal hábito se ha convertido prácticamente en una adicción. Cada día necesitamos recibir nuestras dosis periódica de azúcar a través de los dulces, helados, jugos, café, refrescos, etc.

Academia Hoffmann: Blog - Alimentación Sana: somos lo que comemos

El azúcar refinada es una drogra químicamente pura, una fuente de “calorías vacías”, que despoja al papelón de todas sus vitaminas y minerales para dejar sólo la sacarosa.

Las harinas

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - arroz blanco
Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - pasta refinada

Las harinas refinadas de maíz y trigo, así como el arroz blanco y los espaguetis, son productos que han pasado por un proceso similar, en el cual los cereales originalmente integrales fueron despojados de la cutícula y del germen que es donde se encuentra la fibra, los minerales, los oligoelementos y las vita­minas, para finalmente quedarnos sólo con el almidón.

Éste es un carbohidrato compuesto que, al ser ingerido de esta ma­nera, sin los elementos que lo acompañan, como lo mencionamos antes, no podrá ser metabolizado para producir energía y se almacenará en forma de grasas.

Los cereales originalmente integrales fueron despojados de la cutícula y del germen que es donde se encuentra la fibra, los minerales, los oligoelementos y las vita­minas, para finalmente que darnos sólo con el almidón.

Los aceites

Pero el caso más grave es el concerniente a los aceites refinados y a las margarinas.

Sabemos lo fun­damental que son para la vida los ácidos grasos insaturados, en especial los esenciales como son el ácido linoléico y el ácido linolénico, quienes se encuentran en buenas concentraciones en las grasas de origen vegetal y en los aceites de pescado.

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - azúcar refinada

El aceite refinado

Los procedimientos para la extracción industrial de los aceites y para la producción de margarinas se realizan a elevadas presiones y tem­peraturas, lo cual produce la saturación o hidrogenación de los enlaces dobles, que son los que le confieren la reactividad bioquímica para ser incorporados a los procesos metabólicos.

Son la materia prima para la elaboración de las hormonas esteroideas como los estrógenos, la aldosterona, la cortisona y las prostasglandinas, y sobre todo para la regeneración de todas las membranas celulares.

Pero lo peor es que los ácidos grasos esenciales se desnaturalizan por el efecto de las altas presiones y temperaturas, alterándose su forma espacial pasando de la forma “cis” al isómero “trans”, con lo que pierden por completo sus propiedades metabólicas convirtiéndose en venenos, pues desplazan a los A.G. esenciales ocasionando anomalías en el funcionamiento. Además, se pegan en las paredes de los vasos sanguíneos contribuyendo a la formación de arteriosclerosis.

Academia Hoffmann: Blog - Los productos refinados: fuente de malnutrición - tipos de azúcar

Aceite extra virgen

Nada de esto ocurre cuando los aceites son extraídos por métodos artesanales de presión al frío, pues por este procedimiento se logra conservar su valor nutricional.

Estos aceites se conocen por el nombre de vírgenes o extra vírgenes. Ellos requieren de unas condiciones especiales para su conservación pues sus componentes vitales son inestables ante la iluminación y las temperaturas elevadas por lo que ameritan ser refrigerados y conservados en envases que los protejan de la luz, y una vez abiertos deben ser consumidos en un lapso no mayor de tres (3) meses pues se van oxidando con el tiempo tornándose rancios.

Así que la fritura puede servir para cocinar los alimentos pero el aceite refinado perdió sus cualidades nutricionales hace tiempo, convirtiéndose en un veneno de efectos a largo plazo.

Los aceites vírgenes deben ser consumidos en su estado natural añadiéndolo a las ensaladas, sopas, cereales, etc. La mantequilla a pesar de ser de origen animal, pude ser utilizada en vez de la margarina, ya que en pequeñas cantidades el cuerpo puede utilizarlo para la producción de energía.

Las presentaciones integrales y más naturales de todos estos alimentos se encuentran hoy día en mercados y tiendas naturistas sin ninguna dificultad, y si su precio resulta algo mayor que el de las alternativas refinadas, bien vale pagar la diferencia en salud.