Las enfermedades de la sociedad contemporánea están vinculadas directamente con la Calidad de Vida, en las cuales el stress prolongado, la intoxicación y una mala alimentación son las causas de las principales manifestaciones de morbilidad.

Ellas son:

Enfermedades cardiovasculares

arterioesclerosis, trastornos venosos, isquemia, hipertensión

Enfermedades metabólicas

diabetes, obesidad

Enfermedades degenerativas

artritis, artrosis

Enfermedades gastrointestinales

úlceras, colitis

De igual manera, las principales causas de mortalidad son reflejos de deficiencia en la Calidad de nuestro estilo de vida:

1

Accidentes de tránsito

2

Infartos de miocardio

3

Accidentes cardiovasculares

4

Cáncer
(pulmón, mama, colón, etc.)

Son trastornos prevenibles y evitables con un mantenimiento adecuado y la observancia de los principios básicos de Higiene Natural.

Las personas con escasos recursos que desafortunadamente son el ochenta por ciento (80%) de la humanidad, están expuestos a condiciones que afectan además su Nivel de Vida.  Es así que un 50% de la humanidad vive en condiciones de pobreza crítica, sin disponibilidad siquiera de los nutrientes básicos en la dieta, de agua potable, disposición de excretas y en condiciones de hacinamiento o por el contrario a la intemperie.

Este sector poblacional padece además de desnutrición y enfermedades carenciales, gastroenteritis y todas las infecciones que eran las principales causas de enfermedad y mortalidad en los siglos pasados cuando no sabíamos lo que era La Higiene.

De igual forma, éstas también son enfermedades prevenibles.  Entonces, ¿qué nos pasa? ¿Por qué no podemos controlar esta situación si depende exclusivamente de nosotros?

Las estadísticas no son esperanzadoras, día a día se agrava la crisis de la humanidad y la crisis de Gaia:

La desproporcionada distribución de los recursos

80% de los mejores recursos están en manos del 20% de la humanidad; y el 20% de los peores recursos es de lo que queda disponible para la inmensa mayoría restante.

El crecimiento exponencial de las poblaciones

Siendo 1.600 millones de habitantes a principios de siglo, comenzaremos el próximo milenio habiendo cuadruplicado o superado la cifra de 6.500 millones de habitantes, con lo que se intensifica nuestro impacto sobre el ambiente.

La mentalidad expansiva y explotadora

que es la causa del modo aberrante con el cual intervenimos la Naturaleza, degradándola irreparablemente.  Diariamente se extinguen de 30 a 40 especies de vida y se tala media hectárea de selva tropical por hora.

La magnitud de esta crisis nos obliga a concluir que todos tenemos que hacer algo al respecto, es responsabilidad de la humanidad en pleno detener el Apocalipsis que hemos creado.

Pero ¿cómo vamos a poder asumir una bandera de ecologista para restablecer el equilibrio de la naturaleza cuando no somos capaces de poner orden en nuestras vidas? 

Tenemos que resolver urgentemente nuestro propio Apocalipsis para poder avocarnos a solucionar la impostergable crisis de Gaia.

l

Doctor Efraín Hoffmann

Director de la Academia, Médico Holístico.

Presiona aquí y contáctanos