Comprendamos mejor lo que es la salud y el por qué de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) la define como: “El completo estado de bienestar físico y psíquico y no sólo la ausencia de enfermedad”.

Ampliando más el concepto debemos agregarle que implica:

Un bienestar social y económico, en armonía con la Naturaleza y las leyes naturales.

Producto de un equilibrio dinámico autoregulado entre las fuerzas que impulsan a la vida y las que impulsan a la muerte.

Le objetaría a la definición de la O.M.S. el que incluya la palabra enfermedad en el concepto. ¿Pues cómo saber lo que es la enfermedad si no sé aún lo que es la salud?

Pero parece que la enfermedad es más obvia que la salud y no requiriese ser definida, porque es fácil saber cuando me siento mal, aunque sintiéndome bien no se si pudiese estar padeciendo alguna enfermedad, ¿no es así?

Todo sistema de salud se sustenta sobre la interpretación de lo que llamamos enfermedad.  Para muchos, una gripe, una fiebre o una diarrea son enfermedades que debemos combatir. Para mí en cambio, son mecanismos reguladores del organismo, necesarios para recuperar el equilibrio, síntomas de que se produjo algún desbalance tóxico, conflictivo, en exceso o en defecto, que amerita ser corregido. Siendo así, sería un error suprimir estas manifestaciones mediante drogas antigripales, antidiarréicas o antipiréticas ¿no les parece?

Sin embargo, no estoy afirmando que se deban dejar estos problemas sin atención, porque pudiesen poner en peligro la vida.

Una clara comprensión del enfermo y de las enfermedades agudas y crónicas es imperiosa y vital.

Enfermedad aguda y crónica

Por contraposición a la salud podemos inferir que la enfermedad, sin lugar a dudas es: una condición de malestar, que ocasiona un estado de limitación funcional y minusvalía.

Esto es una apreciación predominantemente subjetiva, por eso es tan famosa la máxima hipocrática de que “no hay enfermedades sino enfermos”, porque hay personas que son ejemplo de las limitaciones visibles cuyos temperamentos, sin embargo, no refleja mayor afectación como para afirmar que están mal.

Creo que más bien se debería decir que “no hay enfermedades sin enfermos” o que “hay enfermedades y hay enfermos”, pues dependiendo del punto de vista ¡todo es posible!

La enfermedad es un estado de desequilibrio temporal, reciente, agudo, o crónico de larga duración. Pero visto de otra manera, más bien es un intento del organismo para mantener su equilibrio y en condiciones extremas hace uso de mecanismos reguladores de emergencia.

Enfermedad aguda

En los procesos agudos, digamos que el organismo responde intensamente con mecanismos reguladores, “desagradables” y “disfuncionales” si se quiere, pero definitivamente efectivos a corto plazo para reestablecer la salud, limitar y recuperar el daño. 

Es el caso mencionado de las diarreas, fiebres, mucosidades, etc., a las cuales recurre el organismo cuando sus mecanismos fisiológicos normales son insuficientes están saturados o bloqueados por toxinas y se requiere una crisis curativa, una reacción tempestuosa pero eficaz para expulsarlas.

Enfermedad crónica

La enfermedad crónica tiene una connotación completamente distinta, digamos que el organismo está debilitado y sus mecanismos reguladores y defensivos se encuentran deprimidos.

En esta situación, el organismo hace todo lo posible por preservar la vida aún, pero definitivamente ha fracasado en su intento por recuperar la salud.

Existe una incapacidad del organismo para mantener el equilibrio interno en condiciones regeneradoras, es decir, libre de toxinas, por lo que se deterioran los órganos y funciones vitales.

Ahora, la pregunta es: ¿cuáles son las causas que generan el desequilibrio?

Con excepción de las enfermedades congénitas, genéticas y traumáticas, todas las demás enfermedades están relacionadas con el estilo de vida y la relación con el ambiente. Unas determinadas por la condición socioeconómica, es decir, el Nivel de Vida, y otras relacionadas con la Calidad de Vida.

Existe una triada de elementos involucrados en los procesos de enfermedad:

1

un agente causal o un agente etiológico

2

una situación predisponente o condiciones del huésped o individuo

3

una circunstancia desencadenante

La naturaleza de los agentes que afectan al individuo puede ser de: 

Origen externo

biológicos, físicos, químicos

Origen interno

mentales y emocionales

Las principales causas de enfermedad vinculados a la calidad de la vida son:

el stress, la intoxicación y la mal nutrición.

Las causas determinadas por un bajo nivel de vida siguen siendo las mismas que nos han afectado a todo lo largo de la historia de la humanidad: la desnutrición y las enfermedades infectocontagiosas que siguen flagelando aún a las clases más desposeídas.

Presiona aquí y contáctanos