El esplendor de lo natural

Si los ojos son La Ventana del Alma, no menos cierto es que La Belleza es un reflejo de La Salud y La Armonía Interior. Siendo la Belleza un valor subjetivo, independiente de la raza, del sexo, e incluso de la edad, su presencia puede notarse para ser disfrutada o por el contrario, puede no apreciarse en lo absoluto. ¿De qué puede depender el que la Belleza salte a la vista, en medio de la sencillez y de la naturalidad incluso sin maquillaje?

La Belleza está asociada a la armonía en las formas, los movimientos, el ritmo, y las proporciones. Así como lo es en la música y la danza, también lo es en la Estética. ¿Dónde puede haber más armonía y ritmo que en la expresión artística, sino en lo natural? ¡Y es que el arte siempre se ha inspirado en la Naturaleza!

En la Naturaleza, la armonía está presente como una consecuencia de lo espontáneo, natural y auténtico, como algo que ocurre sin esfuerzo, porque simplemente tiene la virtud de que es como es.

Sin poses ni apariencias aprovecharíamos más la vida, si en vez de esforzarnos tanto en aparentar lo que No Somos, intentásemos más bien Ser lo que Aparentamos. Quizá la sociedad nos ha orientado tanto a cuidar las apariencias, a ser educados y no mostrar los verdaderos sentimientos que olvidamos quienes somos realmente.

Puede que nos sintamos mal, y quisiéramos no tener ni que pararnos de la cama, pero en algún momento cuando apenas nos dicen ¡Hola! ¿Cómo estás? Automáticamente con una sonrisa que se desdibuja en el rostro respondemos: ¡Bien, gracias!

¿Cuántas veces no nos toca esconder nuestro malestar con una máscara de satisfacción? Y en estas condiciones cómo lucir bien si no es con un artificio disfrace de cosmético. Y es que en el mundo de las apariencias tenemos que sonreír, pero ¿por qué no aprender a vivir un poco en el mundo de la realidad de nuestro ser?

Se invierte tanto esfuerzo, dinero e incluso sacrificios, al someternos a torturantes procedimientos cosméticos tan solo para lucir por unas horas una apariencia de belleza.

Qué tratamiento puede brindar resultados efectivos para eliminar la celulitis, si esta no es sino el producto de un mal drenaje de toxinas, que además seguimos ingiriendo. ¿Cuál puede producir una piel lozana si estamos mal nutridos, mal hidratados y respiramos mal? ¿Qué aparato de gimnasia pasiva que pretenda reafirmar los tejidos puede devolverle juventud a tu organismo? si la capacidad cardiovascular solo la desarrolla el ejercicio aeróbico.

La Belleza Natural es reflejo de la Salud Integral, y ésta es producto del Amor a Sí mismo.

Bien entendido esto se traduce como autoestima, asertividad, auto afirmación, cuidado personal y mantenimiento. No es sólo una apariencia hermosa, sino la posibilidad de verdaderamente sentirnos vitales y saludables.

No importa la edad, siempre podemos disfrutar de salud e irradiar toda nuestra belleza. Para ello, como dijo Jesús “No solo debes cuidar lo que sale de tu boca, sino lo que a ella entra”. Tan solo que, falta un poco de disciplina y organización, junto a los conocimientos adecuados de higiene natural, para que logremos recuperar en pocas semanas de buena Alimentación y Entrenamiento las condiciones de Belleza y Salud Integral que nos permita verdaderamente Vivir a Plenitud!